Logo Día Contra la Desertificación br17 de junio, Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía

Enciende tu conciencia

La desertificación sigue avanzando en silencio aunque no queramos verla. La mayoría de los españoles no somos conscientes de la gravedad de este problema y de sus consecuencias. Para frenarlo es de gran importancia salvar los bosques y evitar los incendios forestales. Aquí es donde puedes ayudarnos, ya que más del 80% de los incendios son por causas humanas, gran parte por imprudencias y negligencias.
El 37 % de España afectado por la desertificación

Hoy en día la combinación de factores naturales y socioeconómicos hacen que España sea el país de la Unión Europea más afectado por la degradación de la tierra. El 74% de nuestro territorio es vulnerable a la desertificación, ya que está clasificado como árido, semiárido o  subhúmedo seco; el 37% ya la sufre con intensidad de moderada a grave.

La situación afecta a casi todo el país, pero se agrava en el arco mediterráneo, cuyas condiciones naturales le hacen de por sí vulnerable, debido al progresivo aumento de la población y de la actividad económica en esa zona, que han incrementado la ocupación y trasformación del suelo y la demanda de agua. Junto con el noroeste peninsular, ésa es la región más afectada por los incendios y donde éstos pueden acentuar más la desertificación a medio y largo plazo.

La desertificación trae consigo graves consecuencias medioambientales, económicas y sociales, que afectan de forma directa e indirecta a nuestro país.

Foto Segovia

Salvar los bosques es frenar la desertificación

Los árboles juegan un papel fundamental a la hora de frenar este proceso, ya que protegen el suelo del viento y del impacto de las gotas de lluvia, evitando el arrastre de tierra. Por otra parte, como los árboles captan carbono de la atmósfera, contribuyen a disminuir los niveles de CO2, el principal de los gases que producen efecto invernadero (calentamiento global). Pero, al quemarlos, matamos a estos purificadores de aire y generamos un doble problema, ya que los árboles liberan a la atmósfera el carbono que habían captado, aumentando el calentamiento global. De esta forma el planeta se calienta y el suelo se seca provocando más incendios y desertificación. Un círculo vicioso que tenemos que romper. Por eso es necesario actuar de inmediato y no esperar a encontrarnos con un problema ya irreversible.

bosques

116.000 hectáreas se queman cada año

El verano y los incendios parecen un binomio indisoluble. Al menos eso es lo que nos cuentan las 116.000 hectáreas quemadas anualmente entre 2000 y 2015, la mayoría de ellas, en verano. Una superficie que equivale a 120 mil campos de fútbol. Pero, aunque lo parezca, no siempre es el calor el culpable del fuego.

foto incendio

 

Más del 80% de los incendios forestales son causados por el hombre

El gran problema de los incendios tiene solución. Ya que es la mano del hombre la que está detrás en casi todos los casos. Se considera que la mitad son intencionados, es decir, provocados a propósito para, por ejemplo, conseguir pastos. Un 30% son debidos a descuidos o negligencias, como hogueras encendidas por excursionistas, un cigarrillo mal apagado, la quema de rastrojo, trabajos en el monte y otros. El resto corresponde a incendios de causas desconocidas o cuyo origen no llegan a determinarse con claridad. Actuar en la prevención es clave. Sin embargo, la mayor parte de los presupuestos contra incendios se destina a apagar los incendios, en lugar de intentar prevenirlos. Algo que nos ayudaría a ahorrar mucho más que dinero.

imprudencias

La restauración postincendio, un factor clave

Los incendios forestales contribuyen a crear un escenario propicio para su reproducción, especialmente en el actual contexto de calentamiento global. Si un lugar se quema varias veces, es muy probable que termine en estado predesértico.

Por tanto, la restauración post incendio es clave, tanto para proteger el suelo como para evitar que las formaciones vegetales que surjan tras el siniestro sean especialmente proclives a arder de nuevo. Sin embargo, es muy poco el dinero que los propietarios de los montes quemados invierten en su restauración.

Incendio 1 br

Únete a las “Cerillas que salvan bosques”

Aunque España ha avanzado mucho en la lucha contra el fuego, sigue quedando también mucho por hacer. En Reforesta trabajamos para proteger los bosques y frenar la desertificación. Por eso te animamos a unirte a esta campaña de concienciación para evitar que los incendios arrasen con los bosques de nuestro país.

Para llamar la atención sobre este grave problema hemos creado, un objeto simbólico, las “Cerillas que salvan bosques.” Estas cerillas son especiales, porque en su cabeza no llevan un fósforo sino una semilla que busca encender nuestra conciencia. Ellas quieren recordarnos que está en nuestra mano quemar o salvar los bosques. Siendo responsables cuando salimos a los bosques y las montañas podemos conseguir mucho.

Hemos recorrido la sierra de Madrid entregando estas cerillas y concienciando a los que disfrutaban de los bosques.

Imprimir