Este año 2017, el lema de la ONU en la celebración del Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía es Nuestra Tierra, Nuestro Hogar, Nuestro Futuro.

En solo 15 años el número de migrantes internacionales ha crecido desde los 173 millones en 2000 hasta los 244 en 2015.

La degradación ambiental, la inestabilidad política, la inseguridad alimentaria y la pobreza son las causas de las migraciones y de los desafíos relacionados con el desarrollo.

El Día Mundial para combatir la Desertificación 2017 (#2017WDCD) se focaliza en la importante relación entre degradación y migración.

(#2017WDCD) presta especial atención a los modos en que las comunidades locales pueden construir resiliencia ante los actuales múltiples desafíos del desarrollo a través de manejo sostenible de la tierra. Este día debe recordarnos el importante papel que desempeña la tierra en la producción de alimento y en la generación de empleo local, así como su capacidad para reforzar la sostenibilidad, estabilidad y seguridad de los lugares afectados por la desertificación.

Logo ONU 17.06.17

 

Volver