Solicitamos protección para una vía pecuaria

Coches, motos y bicis provocan la erosión de la vía pecuaria

Coches, motos y bicis provocan la erosión de la vía pecuaria

Las vías pecuarias son la red de caminos por la que el ganado ha trashumado durante siglos. Se trata de un valiosísimo, aunque bastante expoliado, patrimonio cultural y ecológico. Son un espacio idóneo para reforestar sus lindes, de modo que se refuerce su papel de corredor de comunicación para la fauna y de propagación de semillas. Por eso una de las líneas de acción de Reforesta se dirige a la recuperación de las vías pecuarias.

Una de las vías pecuarias donde estamos trabajando es la “Vereda de las tapias de Viñuelas y de El Pardo”, que discurre junto a la tapia del monte de Viñuelas, un espacio protegido, de alto valor ecológico, muy próximo a la ciudad de Madrid. En la Comunidad de Madrid la circulación motorizada por vía pecuaria requiere una autorización, y el límite de velocidad es de 20 km/h.

Sin embargo, en los últimos años muchos vecinos de la urbanización ilegal El Rondelo circulan a velocidades bastante más elevadas. Ello provoca contaminación acústica y atmosférica en la misma linde del Monte de Viñuelas y, además, es una molestia y un riesgo para la seguridad de las personas que quieren disfrutar tranquilamente de ese entorno. Por si no fuera suficiente tener que constatar un nuevo caso en el que una descarada infracción de la normativa urbanística y de protección del medio ambiente queda impune, este colectivo se ha apropiado de la vía pecuaria, transformándola en su carretera particular, por la que circulan hasta llegar al inicio de la carretera asfaltada, a la altura de la entrada a la finca de Viñuelas. Recientemente un tramo de esta vía pecuaria ha sido objeto de correcciones en su trazado y de ampliación y apisonado de su suelo para facilitar la circulación de coches. A esta problemática hay que añadir el uso de la parte más próxima al muro de piedra de la finca de Viñuelas para la agresiva práctica del motocross y el tránsito desordenado de multitud de ciclistas que abren nuevos caminos acentuando la erosión y compactación del suelo.

Reforesta se ha dirigido al Ayuntamiento de Tres Cantos y a la Comunidad de Madrid para solicitar la adopción de las siguientes medidas:

  • Ante la más que probable irreversibilidad (debida a la inacción del Ayuntamiento de Colmenar Viejo y de la Comunidad de Madrid) de la ocupación del suelo por la mencionada urbanización y del consiguiente uso de la vía pecuaria como carretera, deben instalarse badenes u otros mecanismos destinados a reducir la velocidad de circulación. Esto sin perjuicio de la conveniencia de que el Ayuntamiento de Tres Cantos inste a la Comunidad de Madrid a hacer cumplir la legislación sobre vías pecuarias.
  • Diseñar un plan de restauración ambiental de la vía pecuaria que debe contemplar, al menos:
    • La eliminación de la doble calzada que se ha creado en algunos tramos, manteniendo una sola pista.
    • La naturalización de los diversos senderos que discurren paralelos a la tapia del monte y a la pista principal, mediante la remoción del suelo, su cobertura con restos vegetales y la siembra de semillas y plantación de árboles aprovechando dicha cobertura.
    • La ejecución de trabajos de corrección de los numerosos acarcavamientos que presentan las zonas en pendiente.
    • La señalización de un solo recorrido para uso ciclista, evitando de ese modo la circulación desordenada, responsable de la intensificación de la erosión y compactación del suelo.
    • La instalación de cartelería que difunda entre los usuarios de este entorno natural el valor del mismo y explique el porqué de las medidas de conservación.
    • La disposición de vigilancia regular para multar a quienes realicen un uso inadecuado de la vía pecuaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *