Desertificación

¿Qué es la desertificación?

Cuando se oye o lee que un territorio está en riesgo de desertificación, probablemente muchas personas entienden que dicho territorio se está convirtiendo en un desierto arenoso. Pero no necesariamente es así. La desertificación ocurre cuando el suelo de las zonas secas del planeta se pierde o degrada. Entre esas zonas secas se encuentra el 74% de España. Los cuatro factores que contribuyen a la desertificación son la aridez, la pérdida de suelo (erosión), la sobreexplotación de los acuíferos y los incendios forestales.

La desertificación en el mundo

El Atlas Mundial de la Desertificación resalta la tendencia a la pérdida de productividad agrícola y las tensiones provocadas por la creciente demanda de agua(1).
Cada año 75 mil millones de toneladas de suelo fértil se pierden por la degradación de la tierra. Además, anualmente se pierden 12 millones de hectáreas de tierra por desertificación y sequía (una superficie casi equivalente a la de Grecia), dejando de producir 20 millones de toneladas de grano y causando 42.000 millones de dólares en pérdidas cada año(2).
En 2045, 135 millones de personas podrían verse en la necesidad de emigrar como consecuencia de la desertificación(3).
(1) Fuente: World Atlas of Desertification, Publication Office of the European Union, Luxembourg, 2018. Disponible en https://wad.jrc.ec.europa.eu/
(2) Fuente: Convención de las Naciones Unidas contra la desertificación.
(3) Fuente: Global Humanitarian Forum (GHF). 2009. Human Impact Report – Climate Change. GHF, Génova.

La desertificación en España

Aproximadamente tres cuartas partes del territorio español se clasifican como áridas, semiáridas o sub-húmedas secas. Por el simple hecho de formar parte de estas categorías, se considera que esas tres cuartas partes de nuestro país son vulnerables a la desertificación.

En el pasado la desertificación o degradación de la tierra fue muy intensa y ello ha supuesto que, en la actualidad, el 20% del suelo español esté degradado, lo que significa que su productividad y biomasa son bajos. Esta situación afecta sobre todo a zonas tradicionalmente agrícolas de la mitad sur peninsular. Un 12% de España pierde más de 50 toneladas de suelo por hectárea y año, cuando el límite tolerable se establece en 12 toneladas, cifra que es superada en el 46% de la superficie española.

La emergencia climática, unida al mal uso de la tierra, a los incendios forestales, a la erosión de zonas deforestadas y a la sobreexplotación de las aguas subterráneas apuntan a una creciente desertificación de España a lo largo de este siglo. Solo podremos evitarlo si ponemos fin a las malas prácticas e iniciamos planes eficaces de lucha contra la desertificación, entre los que debería haber una gestión forestal adecuada que disminuya la vulnerabilidad ante el fuego.

mapas de índice de aridez y de pérdida de suelo

mapas de índice de aridez y de pérdida de suelo

Acción de Reforesta contra la desertificación

Además de plantar miles de árboles cada año, regarlos y mantenerlos, desde Reforesta realizamos acciones de concienciación, publicamos periódicamente artículos y llevamos a cabo campañas educativas. Asimismo, realizamos trabajos de contención y regeneración del suelo, y proyectos para la recuperación de zonas en riesgo de desertificación.

Nuestra labor de reforestación es clave para reducir la erosión, evitando la degradación de la tierra allá donde tenemos proyectos y la consiguiente desertificación.

Campañas de Reforesta

Campaña fumar mata

Artículos divulgativos

¿En qué quedamos, España se desertifica o gana bosque?

plantando-conciencia

Suelo y cambio climático, ¿y tú?

Una prioridad para España: cómo podemos evitar la desertificación

Cerillas que salvan Bosques

Image1

Acción ``Cerillas que Salvan Bosques``

Image1

Cerillas que Salvan Bosques. Entrevista a Miguel Á. Ortega

Esta campaña se llevó a cabo gracias a la colaboración de la agencia Contrapunto BBDO