Dos nuevos proyectos de reforestación

En esta temporada de reforestación 2018-2019, Reforesta ha iniciado la reforestación en las lindes de dos vías pecuarias de la Comunidad de Madrid. Se trata de dos entornos muy diferentes y, en ambos, el objetivo es potenciar la función de corredor ecológico de estos caminos ganaderos, que todavía conectan amplios territorios no urbanizados.

Una de las vías pecuarias se encuentra en el municipio de Miraflores de la Sierra. Se trata de un tramo de más de 1,5 km de longitud, donde nos proponemos crear un seto vivo, es decir, una combinación de piedra y vegetación que proporcionará refugio a la fauna y facilitará su movilidad y, con ella, la propagación de las semillas ingeridas por los animales. De esta forma, intentamos restablecer una dinámica de regeneración natural. Para ello, juegan un papel muy importante los muros de piedra de las fincas colindantes, ya que facilitan sombra a los jóvenes plantones, y también a pequeños animales. Esta vía pecuaria es muy amplia y, en algunos tramos, la circulación de vehículos ha abierto dos bandas de rodadura. Para recuperar el suelo y naturalizar su aspecto, iremos eliminando progresivamente una de las bandas para que quede solo un camino por donde puedan transitar los vehículos de las fincas ganaderas.

La otra vía pecuaria se encuentra en el extremo sureste de la Comunidad de Madrid, cerca del Tajo, en el municipio de Villarejo de Salvanés. Es una zona semiárida, con precipitaciones medias  en torno a 350 mm/año. El suelo está muy deteriorado y en la vegetación predomina la atocha o esparto (Stipa tennacisima), quedando también algunas retamas. En zonas próximas crecen bien la encina y la coscoja, e incluso hay pies de quejigo y de espino negro. El trabajo que hemos comenzado consiste en la plantación de un contingente inicial de 410 encinas y coscojas, e incluye igualmente siembra de bellotas de ambas especies. La densidad de plantación es muy baja, ya que las condiciones edáficas y climáticas no facilitan el crecimiento de especies arbóreas. Además, la presencia de un rebaño de ovejas y una alta población de conejos hace imprescindible vigilar la depredación y reservar una partida económica para instalar jaulones (protecciones de malla ganadera y postes de madera).

Como en todos nuestros proyectos, esperamos contar con la colaboración de voluntarios, socios  y empresas para consolidar estas dos nuevas reforestaciones.