Emergencia climática: en qué punto estamos

Emergencia climática: en qué punto estamos

Ante el inicio de la cumbre del clima de la ONU, la COP 25, resumimos el estado de la cuestión y lo confrontamos con la evolución del consumo de energía y de las emisiones de un sector que, por el momento, no está sujeto a límites: la aviación. Esta información está extraída del libro de próxima aparición ¿Sosteni…qué? Sostenibilidad (o el reto de transformar la mente humana), de Miguel Á. Ortega, presidente y fundador de Reforesta.

La temperatura media de la Tierra ha subido un grado respecto a los niveles preindustriales. El IPCC (Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, un consejo científico internacional dependiente de la ONU y máxima referencia mundial en la materia) determinó que la situación es la siguiente[i]:

  • El umbral de seguridad climática lo marca un aumento de la temperatura media global de 1,5ºC; si supera los 2ºC puede suceder un desequilibrio climático muy peligroso. El Acuerdo sobre el Clima de París (2015) aceptó que las políticas debían perseguir el objetivo prioritario de evitar un incremento superior a 2ºC e intentar que no supere 1,5ºC
  • Para conseguirlo, “las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero (GEI- responsables del calentamiento global) en 2030 deben ser aproximadamente un 25 y un 55 por ciento más bajas que en 2017 para que el mundo tome la trayectoria de menor costo con vistas a limitar el calentamiento del planeta a 2 °C y 1,5 °C, respectivamente”
  • “Técnicamente, todavía resulta posible eliminar la disparidad para mantener el calentamiento del planeta muy por debajo de 2 °C y 1,5 °C”
  • Sin embargo, los compromisos de reducción de emisiones contraídos por los países firmantes del Acuerdo de París llevan a un aumento medio de la temperatura de en torno a 3ºC para finales de este siglo. El alcance de los compromisos debe triplicarse para posibilitar el escenario de 2 °C y quintuplicarse para hacer posible el escenario de 1,5 °C
  • La Agencia Internacional de la Energía (AIE) estima que en 2040 la demanda de energía será un 25% mayor que en 2017[ii]. El consumo de petróleo no dejará de crecer hasta 2030. Crecerá incluso el carbón, que es el más contaminante de los combustibles fósiles, ya que su producción en 2040 será un 4,6% superior a la de 2016. Los combustibles fósiles cubrirán en 2040 el 75% de la demanda[iii]. En su informe anual de inversiones de mayo de 2019, la AIE advierte que potencias como China e India siguen aprovisionándose de grandes cantidades de carbón. Y es que muchas centrales térmicas de estos dos países son de reciente construcción (una media de once años en 2018, frente a cuarenta de las de EE.UU y Europa), por lo que han de quemar todavía mucho mineral hasta ser amortizadas. A ello se une que la inversión en este tipo de centrales continúa en magnitudes elevadas (sesenta mil millones de dólares en 2018) y que también se incrementan las inversiones destinadas a encontrar nuevos yacimientos de petróleo y gas[iv]. Estos hechos alimentan la impresión de que falta confianza en la capacidad de las energías renovables para cubrir la demanda mundial
  • Las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y de óxidos de nitrógeno (NOx) de la aviación se incrementarán un 21% y un 16%, respectivamente, hasta 2040 en comparación con los niveles registrados en 2017. El número de vuelos puede crecer un 42% en las próximas décadas, desde los 9,6 millones registrados en 2017 hasta los 13,6 millones en 2040.[v].

[i] Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP, 2018). The Emissions Gap Report 2018. Las citas en cursiva son reproducciones literales del texto original.

[ii] Informe World Energy Outlook 2018

[iii] Informe BP Energy Outlook 2018

[iv] Agencia Internacional de la Energía (AIE- 2017 y 2018). World Energy Outlook 2017 y 2018.

[v] Agencia Europea de Medio Ambiente (EEA), Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) y Eurocontrol (2019). Informe Medioambiental de la Aviación Europea 2019.


Sin comentarios

Publicar un comentario