Fin de semana reforestando con voluntarios en Candeleda (Ávila)

sobre-reforesta

No es habitual que organicemos un fin de semana completo para reforestar con socios y voluntarios. Pero por una vez hemos podido hacerlo, en Candeleda (Ávila), y todavía nos dura el buen sabor que nos dejó la experiencia.

Gracias a La Quinta de Candeleda por la organización y la acogida; a Pablo, su responsable, que nos contactó para pedirnos ayuda para reforestar en este municipio abulense, y al ayuntamiento, que puso todas las facilidades para que pudiéramos trabajar en una finca municipal y devolverle los árboles que ya hace tiempo que perdió.

Acostumbramos a hacer las jornadas con voluntarios particulares en sábado o domingo por la mañana, con una duración de 4 o 5 horas, pero a nadie le extrañará que ante un reto así nos saltásemos la dinámica habitual. ¿Un fin de semana haciendo lo que más nos gusta junto al pueblo más piropeado de la Sierra de Gredos?

Allá fuimos el 22 y 23 de febrero con una veintena de socios y voluntarios de Reforesta, a los que se sumaron otros de la zona. ‘Dream team’ donde los haya

Trabajamos en una finca desbrozada con anterioridad y, afortunadamente, ya vallada, lo que impide que los animales de la zona puedan comerse los árboles plantados. Toda una suerte, sabiendo que buena parte de nuestro trabajo y nuestro esfuerzo lo dedicamos cada año a levantar vallados en nuestras reforestaciones. Aquí el trabajo estaba hecho.

Además, a pesar de que esta zona se quema reiteradamente, justo enfrente de la finca hay un buen precedente: otra finca reforestada hace veinte años en la que hay muchos robles, quejigos y alcornoques de varios metros de altura.

Las especies elegidas fueron todas autóctonas de la zona: robles, quejigos, encinas y alcornoques. 228 plantones que esperamos crezcan fuertes

A nuestro favor, las elevadas precipitaciones del lugar, unos 1.100 litros al año, que facilitan el arraigo y hacen innecesaria una programación de riego. Gracias a que la plantación está en una zona accesible y bien comunicada, se puede supervisar el estado de los plantones y regarlos en caso de detectarse estrés hídrico y que les falte agua.

Será el Ayuntamiento de Candeleda quien supervise el estado de los plantones, con la ayuda de Pedro Rico, guía de montaña, botánico y técnico del consistorio, que supervisará el estado de los árboles. Desde Reforesta también estaremos pendientes de las precipitaciones para solicitar un riego si son escasas durante el verano.

Vista del terreno, desbrozado con anterioridad y vallado.

Más de una veintena de socios, voluntarios de Reforesta y de la zona acudieron a plantar.

Plantones, herramientas y voluntarios, en plena faena.

Gredos, al fondo. No siempre tenemos ocasión de reforestar con estas vistas.

Plantones, herramientas y voluntarios, en plena faena.

Con más dificultad, plantamos también en la parte no desbrozada, llena de jaras.

Alojamiento y cena, en La Quinta de Candeleda. Gracias, Pablo, por ser el perfecto anfitrión.

 

Sin comentarios

Publicar un comentario