La mayoría de los 11 millones de árboles plantados por el Gobierno turco están muertos

El 11 de noviembre del 2019 el Gobierno de Turquía celebró el Día Nacional de la Reforestación plantando 11 millones de árboles en más de 2.000 puntos del país con la ayuda de voluntarios. Dos meses y medio después, la mayoría están muertos debido a la falta de riego posterior.

El programa logró el récord Guinness mundial por plantar el mayor número de árboles por hora en una única ubicación: 303.150 árboles en la ciudad de Çorum, al norte de Anatolia. Menos de tres meses después la realidad es desoladora, tal y como publica The Guardian.

El 90% de los árboles inspeccionados han muerto debido a la falta de agua

Expertos atribuyen la falta de supervivencia de los plantones a que se plantaron en “el momento equivocado” y “no por expertos”, así como a la falta de lluvia.

El imprescindible riego de los primeros años

¿Qué hubiese pasado si alguien se hubiese preocupado de organizar jornadas para regar lo plantado? Seguramente, estaríamos celebrando la supervivencia de un alto porcentaje de esos árboles. Porque reforestar no es solo plantar, también es regar durante, al menos, los primeros años de vida del árbol, ponerle protectores para que no se los coman los animales… y hacer todo lo que esté en nuestras manos para que esos plantones se conviertan en árboles adultos. Solo así conseguirán mitigar las emisiones de CO2 a la atmósfera y combatir el cambio climático.

Plantar árboles y no responsabilizarse después no es la solución

¿Quieres hacerte socio de Reforesta y ayudarnos a recuperar los bosques? Haz clic aquí.

Sin comentarios

Publicar un comentario