Micorrizas: qué son y cómo funcionan

Micorrizas, qué son y cómo se utilizan al reforestar bosques

Las micorrizas son unas estructuras similares a engrosamientos que se generan alrededor de las raíces de las plantas (rhizos) cuando éstas se asocian con ciertos hongos (mycos). Esta asociación ocurre de forma natural y es una simbiosis mutualista, es decir, ambos organismos (planta y hongo) salen beneficiados.

· Cómo plantar un árbol (vídeo con Miguel Ángel Silvestre)

· Pasos para sembrar bellotas con éxito

· Haz tu propio hotel para insectos

El equipo de Reforesta, realizando una micorrización artificial en un proyecto en el sureste de la Comunidad de Madrid

En las plantas forestales, la gran mayoría de las micorrizas rodean determinadas zonas de las raíces con un manto de hifas (micelio). A simple vista lo que nosotros podemos ver son como unos hilos blanquecinos muy sutiles formando un fino algodón muy similar a una enmarañada tela de araña.

Este manto puede llegar a ser muy extenso y formar grandes redes micorrícicas, uniendo a través del suelo las raíces de todos los árboles de un bosque

Sin embargo, a día de hoy no existen evidencias científicas que respalden que estas redes sirvan como sistema de apoyo al bosque para compartir nutrientes o como sistema de alerta ante peligros.

¿Qué importancia tienen?

Para la planta, las micorrizas mejoran la absorción de nutrientes minerales al permitir el micelio a las raíces alcanzar lugares donde no llegarían, optimizar la absorción de agua de la planta (hasta un 60%) y aumentar su resistencia frente a condiciones de estrés hídrico.

Además, son capaces de aumentar la producción de madera y fruto, inhibir en parte la acción de metales pesados (contaminantes del suelo), defender a la planta frente a bajas temperaturas y producir sustancias defensivas que la protegen contra patógenos (enfermedades) e incluso de otras plantas competidoras. Los hongos micorrícicos, por su parte y gracias a la fotosíntesis de la planta reciben alimento (hidratos de carbono y vitaminas) para poder nutrirse y sobrevivir.

Sin la micorrización, las plantas no podrían haber llegado a colonizar de forma tan efectiva el medio terrestre

De hecho, la dependencia de algunos vegetales hacia los hongos micorrícicos es enorme, llegando a no poder germinar sin la presencia de ellos como es el caso de algunas orquídeas.

Micorrización, ¿qué resultados esperar?

Tras ocho años de investigación y trabajo, es en 1982 cuando se logra por primera vez en España realizar la micorrización artificial (encinas con trufa negra). Hoy día, el proceso de inoculación del hongo para introducirlo en las raíces de la planta por medios artificiales puede hacerse de diversos modos, en diversas especies forestales y con distintos hongos. En la restauración ambiental, con este proceso se busca obtener un mejor establecimiento y aprovechamiento en las plantaciones.

La planta micorrizada presenta un desarrollo muy superior en sus primeros años de vida al estar mejor preparada frente a posibles agentes patógenos y situaciones adversas

También, la micorrización puede estar asociada a hongos micorrícicos productores de setas comestibles, aumentando el valor de la reforestación. Una vez alcanzado suficiente desarrollo, los hongos de la micorriza fructifican en forma de setas, muchas de las cuales pueden recolectarse para su comercialización y consumo (trufas, boletos, níscalos, amanitas, etc.).

Tipos de micorrizas a emplear

Existen distintas asociaciones micorrícicas, siendo las más importantes en los ecosistemas forestales las ectomicorrizas donde el manto de hifas recubre las raíces sin llegar a penetrar en ellas. De gran importancia para la reforestación de zonas degradadas, incrementan la supervivencia y crecimiento de los árboles y estabilizan la estructura de los suelos, además de aumentar la producción de setas comestibles y medicinales.

A la hora de realizar una plantación con árboles micorrizados es importante tener en cuenta la especificidad de los hongos, ya que algunos de ellos son selectivos y se asocian solamente con ciertas especies de árboles o arbustos

Elegiremos siempre las especies que más se adecúen a las condiciones de suelo y clima y a las características particulares del lugar de plantación. Algunos ejemplos de las asociaciones más empleadas y adecuadas son:

Especies arbustivas como el romero, lavanda, tomillo y santolina con Glomus intraradices y otros para la restauración de zonas semi-áridas.

Pinos micorrizados con Lactarius deliciosus para producción de níscalo.

Frondosas caducifolias (castaños, robles, hayas y abedules) micorrizadas con Boletus edulis.

Otras frondosas (encinas, quejigos, alcornoques y avellanos) micorrizadas con trufa negra (Tuber melanosporum).

Tipos de micorrizas a emplear

La micorrización se puede hacer en vivero, en campo justo antes de plantar o inclusive cuando el árbol ya es adulto. Tras su inoculación, debemos ser conscientes que podemos tardar desde meses hasta años en ver los primeros cuerpos de fructificación (setas). Sin embargo, el beneficio en el establecimiento y desarrollo de los árboles plantados está ahí.

El declive de los hongos micorrícicos en determinados ambientes generalmente se encuentra asociado a condiciones de restricciones hídricas, propias de zonas semiáridas y áridas, unidas al uso de fertilizantes y pesticidas y la eliminación de la cubierta vegetal. Y, es en estos ambientes, donde cobra mayor importancia la acción benéfica de las micorrizas. De hecho, se ha llegado a señalar que las micorrizas incrementan la diversidad de plantas en determinadas comunidades vegetales.

Desde Reforesta, con el fin de optimizar la restauración de espacios semi-áridos y degradados

Estamos llevando a cabo plantaciones experimentales con planta micorrizada con dos especies de hongo inoculadas directamente en campo. Estos ensayos, replicados en diferentes parcelas experimentales del sureste madrileño, los estamos haciendo con hasta 9 especies vegetales diferentes entre las que podemos encontrar la coscoja, el espino negro y el tomillo.

Por Blanca Élez, ingeniera técnica forestal en Reforesta.

BIBLIOGRAFÍA

García, S.; Martínez de Aragón, J.; Oliach, D. 2019. Entender los beneficios de usar plantas micorrizadas para reforestación. Programa “e-for-Own”. Consulta: febrero 2023.

Hifas Foresta. 2021. [en línea] La micorrización en el sector forestal y protocolo de inoculación en plantas adultas. Consulta: marzo 2023.

National Geographic España. 2023. [en línea] A pesar de lo que piensa mucha gente, no hay pruebas científicas de que los árboles se comuniquen entre sí. Consulta: febrero 2023.

Rodríguez-Barreal, J.A. 1989. Importancia de la micorrización artificial de diversas especies forestales españolas. Bol. San. Veg. Plagas No. 15: 33-41

Pereira, G.; Roldán, I.; Herrera, M.A. 1998. Micorrizas en especies leñosas. Colección Informaciones Técnicas, 57/98. Junta de Andalucía. Consejería de Agricultura y Pesca. Sevilla. 40 pp.

Sin comentarios

Publicar un comentario