Animales ‘plantabosques’, aliados de la biodiversidad

Arrendajo

Para que en la naturaleza todo funcione, todas las partes tienen que hacer su trabajo. Y los animales lo hacen gracias a su instinto. Nos referimos a esos dispersores que guardan semillas a los pies de los árboles para comérselas más adelante… y algunas se quedan ahí para siempre, hasta que germinan y se convierten en nuevos árboles.

pájaro, arrendajo azul, vertebrado, pico, arrendajo, Pájaro encaramado, pájaro cantor, fauna silvestre, rama, ramita, Fotos gratis In PxHere

Los arrendajos, las ardillas, los ratones de campo o el trepador azul son expertos ‘plantabosques’. Almacenan avellanas, castañas, nueces, cerezas… pero las bellotas de distintas especies son, con gran diferencia, la semilla que más dispersan. Y así es como en la naturaleza existe una estrecha alianza entre los árboles y estos animales.

Efecto salpicadura

Muchas repoblaciones que se han hecho únicamente con pino, sin plantar ninguna otra especie, le deben su poca biodiversidad a este hecho. Los animales esconden bellotas a los pies de los pinos donde quedan protegidas de las heladas o la sequía, así como de la acción de otras especies animales que podrían comérselas. Todo esto ayuda a que se mantengan viables y en algún momento germinen, teniendo a su favor, además, el agua de lluvia que resbala por el tronco de estos árboles, lo que se conoce como “efecto salpicadura”. Unas condiciones perfectas para salir adelante.

Las encinas, la coscoja, los robles… se dan especialmente bien al pie de los pinos, donde tienen muchas más posibilidades de desarrollarse que expuestas al sol. Los pinos les dan sombra y tienen más humedad. Se observa en muchos lugares cómo crecen pegados encinas, enebros, pinos, quejigos… todos juntos.

La competencia es mayor entre individuos de la misma especie que entre arboles de especies distintas

El “problema” es que esa encina, al priorizar la búsqueda de luz, crecerá desproporcionada, más en altura y con menor diámetro de tronco. Al competir por los nutrientes con el pino, seguramente no alcanzará el tamaño de las encinas enormes que crecen aisladas en las dehesas.

Kilómetros de distancia

Hay roedores, como las ardillas rojas (Sciurus vulgaris), que almacenan sus semillas todas juntas en grandes alijos, localizadas en puntos concretos donde las plántulas derivadas de estas semillas tienen que competir entre ellas. Otras especies dispersan las semillas individualmente y en diferentes puntos, lo que favorece su dispersión y reduce la competencia entre las futuras plántulas. Dificulta, además, que sean encontradas por otros animales.

El arrendajo o el ratón de campo dispersan grandes cantidades de bellotas de diferentes especies de Quercus a distancias considerables

El ratón de campo puede alcanzar distancias superiores a los 130 metros, mientras que el arrendajo es un ave que alcanza distancias de dispersión de un kilómetro, aunque algunos investigadores hablan de hasta seis kilómetros. Esto favorece la colonización de nuevas zonas y el intercambio genético.

En cada vuelo, el ave transporta 4, 7 y hasta 10 bellotas en su esófago y, la de mayor tamaño, en el pico. Las oculta en huecos de árboles, rocas o enterradas en el suelo, y es ahí cuando contribuye a la regeneración del bosque.

El arrendajo puede dispersar hasta 7.000 de bellotas en un año, recuperando (probablemente, tal y como sucede con arrendajos de Norteamérica) únicamente una pequeña parte de éstas. El destino del resto, si nada se tuerce, bien podría ser convertirse en árbol.

8 Comentarios

  • Lucy

    Responder 26 mayo 2021 12:01

    Si conocemos mejor a los pájaros que nos rodean y hacemos algo por que vivan mejor, contribuiremos a nuestra propia conservación como especie y volveremos el mundo más hermoso y feliz. Coloca un bebedero, por lo menos!

  • Alex

    Responder 27 mayo 2021 13:31

    Nunca se me habría ocurrido que los árboles que nacen a los pies de los pinos nacen del almacén de alguno de estos bichetes. Muy interesante

  • Jorge

    Responder 5 junio 2021 19:06

    ¿Podría ser esta la razón de que, en ocasiones, cuando viajamos a través de España, veamos un pequeño ‘bosque’ alejado de todo, como 50 o 100 árboles que parece que los han colocado ahí, sin querer?
    Siempre me ha parecido raro al ver esto y al leer este post he pensado que esta podría ser la razón. Aunque no se si me he explicado bien .
    ¡Un abrazo!

  • Luisfer

    Responder 8 julio 2021 10:22

    Lo de imitar a estos plantabosques animales debería ser ya una prioridad del estado. No digo q no se esté plantando pero se deberia acelerar. En España hay mucho espacio para ello. A medida q pasen los años será más complicado para los arbolitos reforestados sobrevivir a nuestros tórridos y secos veranos.

Publicar un comentario